jueves, 23 de marzo de 2017

Reflexión del doctor Martín Macedo








Hay una nutrición ideal para cada especie.
Los bueyes comen hierba.
Los tigres carne fresca.
Eso los convierte en magníficos exponentes de la perfección biológica.
Pero los hombres no se ponen de acuerdo.
Sobre cuál es el alimento supremo.
Nosotros creemos que la base es el cereal íntegro.
A todos nos encantan los cereales o sus subproductos.
Pero la mayoría prefiere las versiones refinadas e industriales.
Y la fuerza vital que deriva de éstos es infinitamente menor que la que surge de las formas originales.
Así la humanidad se ha vuelto excesivamente yin.
La gente se cansa y se deprime fácilmente.
Los virus se pasean a sus anchas por las grandes avenidas en las principales ciudades del mundo.
Tenemos a la humanidad más enferma de la historia.
Elegir las versiones refinadas del sagrado cereal conduce a una angustiosa incertidumbre.
Elegir vivir contra el orden del universo acarrea un sufrimiento innecesario.
Pero ese mismo sufrimiento tiene un fin mucho más noble y elevado del que podemos suponer.
Nos conduce hacia una profunda introspección.
Y hacia el encuentro con el nutriente original.
Donde hallaremos la fuerza infinita.
La belleza infinita.
Y el retorno de la sabiduría.
De una sabiduría que no se obtiene de libros.
Sino de la inmersión del alma individual en el alma del universo infinito.









martes, 21 de marzo de 2017

Deliciosa crema dulce de boniato y coliflor


Crema boniato coliflorCebolla, boniato y coliflor, verduras redondas y dulces para nutrir la energía del elemento tierra. 
La energía de este elemento es la base de todas las demás energías. La tierra es el centro que nutre a los demás elementos y nos nutre a nosotros también. 
No sólo nos da el sustento del que alimentarnos, sino que es también nuestro apoyo, el terreno sobre el que descansamos y nos relacionamos.
Entre estación y estación hay un periodo de unas dos semanas llamado doyo en el que la energía del elemento tierra está más activa
Es un periodo de parada, en el que la energía se reorganiza. Por ello es importante, en este periodo, la presencia a diario en nuestras comidas, de alimentos que nos ayuden, también a nosotros, a ir al centro y reorganizarnos.
Los alimentos de sabor dulce de calidad, y en especial las verduras redondas, son los más indicados para ayudarnos a fluir y sintonizar con esta energía.
Ingredientes:
2 cebollas
1 boniato grande
1/4 de coliflor
1 c.s. de shiro miso
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Crema boniato coliflor (3)
Elaboración:
Cortar la cebolla en juliana y las otras verduras en cubos.
Calentar un poco de aceite en una cazuela y comenzar a pochar la cebolla con una pizca de sal. Dejar que se vaya dorando suavemente y soltando todo el agua.
Cuando ya esté doradita y brillante añadir el boniato y la coliflor y otra pizca de sal.
Saltear durante 5 minutos.
Añadir el agua justa para cubrir las verduras, incluso si no llegan a cubrirse del todo será suficiente.
Llevar a hervor, colocar la tapa, bajar la llama y dejar que se cocine a fuego suave durante unos 15 minutos.
Coge un poquito del caldo y diluye en él el miso. Añádelo a la crema y apaga.
Deja que repose unos minutos antes de triturar.

domingo, 19 de marzo de 2017

KUZU, REMEDIO MACROBIÓTICO POR EXCELENCIA


En la zona donde vivo existe un remedio tradicional para la diarrea y las molestias estomacales. Consiste en hervir arroz blanco en bastante agua hasta que esta se espesa. Se cuela y el caldo resultante, también llamado “sustancia”, se da al enfermo. Este remedio corta la diarrea y mejora la condición del aparato digestivo en el caso de que esté alterada.
Estudiando macrobiótica aprendí otro remedio para la mejora del aparato digestivo: el kuzu. Su nombre es extraño pero la forma de utilizarlo sencilla. El kuzu proviene de las raíces de un árbol, que al molerlas y lavarlas repetidas veces, y tras un período en que se dejan secar, quedan como pequeñas piedras blancas.
kuzu remedio en macrobiótica
Este es el aspecto que tiene el kuzu cuando lo adquirimos. Viene en bolsitas pequeñas que suelen costar alrededor de 6 ó 7 euros
¿PARA QUÉ SIRVE EL KUZU?
El kuzu sirve en general para tratar los desequilibrios del sistema digestivo. Olga Cuevas, doctora en Ciencias Químicas y especialista en Nutrición y Salud, recomienda el kuzu para los siguiente casos:
  • Para regenerar la flora intestinal. Esto viene muy bien en caso de haber sido tratado con antibióticos durante un tiempo. Los antibióticos destruyen la flora intestinal, dificultando así la absorción de los nutrientes
  • Para ayudar a “descargar” al hígado. Esto hace mejorar condiciones como dolor articular, hepatitis, cirrosis y alcoholismo
  • Para desinflamar los intestinos y mejorar así los síntomas que pueda provocar dicha inflamación: diarreas, colitis, tifus, enfermedad de Crown, etc.
  • Para los problemas de pulmón cuyo origen es la debilidad en el intestino grueso, algunos casos de asma y bronquitis
  • Para tratar el alcoholismo, ya que reduce los síntomas de la abstinencia
¿CÓMO UTILIZAR EL KUZU?
En primer lugar disolvemos una cucharadita de kuzu en un vaso de agua. Después lo ponemos a calentar sin dejar de mover. Cuando el agua pasa de blanca a transparente ya lo tenemos listo. Dejamos enfriar unos momentos y tomamos caliente.
Kuzu al cocinarlo en macrobiótica
La macrobiótica te enseña a usar el kuzu. Antes de cocinarlo (arriba), después de cocinarlo (abajo)
Podemos elaborarlo con agua o bien con zumo de manzana si lo queremos dulce. En caso de quererlo con un punto salado podemos añadirle unas gotas de shoyu, o incluso un poquito de pasta de umeboshi. El kuzu también puede usarse en la cocina, principalmente como espesante, pero al resultar muy caro (todo el kuzu en España es de importación) suelo reservarlo para el uso medicinal.
Un remedio macrobiótico muy conocido es el ume-sho kuzu indicado para alergias, anemia, piel atópica, colitis, diarrea, diabetes, fatiga y otros desórdenes. Michio Kushi y Alex Jack afirman que “esta bebida fortalece la sangre, promueve la buena digestión y devuelve la energía”. Dan las siguientes instrucciones para su elaboración:
  1. Disuelve una cucharadita de kuzu en 2-3 cucharadas de agua. Añade al kuzu disuelto 1 vaso de agua
  2. Pon a hervir el agua con kuzu. Mueve constantemente hasta que el agua sea transparente
  3. Añade media ciruela de umeboshi o media cucharadita de pasta umeboshi. Baja el fuego al mínimo
  4. Añade varias gotas de shoyu y mueve suavemente
  5. Hierve 2-3 minutos a fuego lento y sirve. Tómalo mientras aún esté caliente

sábado, 11 de marzo de 2017

Secretos de cocina terapéutica. Dr Martín Macedo

Reflexión del doctor Martín Macedo






Si hablas de lo que es, lo que es se quedará como está.
Si hablas de lo que será, lo que es se convierte en lo que será.
Si te duele la cabeza y dices.... “hoy parece que la cabeza se me va a partir del dolor”.
Las molestias se quedarán mucho más tiempo y el dolor aumentará porque te enfocas en él.
Pero si dices.... “tengo un dolor de cabeza, pero es temporal...se mejorará pronto porque es mi creación y ahora voy a enfocarme en el bienestar”.
La experiencia del dolor será completamente diferente.
Hablar de la “realidad” es reforzarla.
Hablar de lo que quieres crear es comenzar el proceso de manifestación.
Cuando te decides a manifestar algo y tienes un cuadro mental muy definido de lo que quieres, ya existe en el mundo sutil, ya es una realidad allí.....en forma de imagen.
Pero para que se precipite en el mundo denso se necesita tiempo y energía.
Es lo que se conoce como “trabajo”.
Un accionar de la voluntad de hierro que persigue la manifestación de una forma que hace tiempo que está “en la cabeza” .
Pero este accionar debe ser nutrido emocionalmente por la fe, por la certeza absoluta de que nada en el universo puede evitar que el mago que eres lo haga algo físico






viernes, 10 de marzo de 2017

Reflexión del doctor Martín Macedo





El cimiento de la salud absoluta es la disciplina personal.
La gente quiere la salud pero no quiere la disciplina.
Quieren disfrutar de una gran salud pero no quieren cultivar hábitos saludables.
Quieren comer y beber, pasar de fiesta en fiesta, disfrutar de todos los placeres hasta el límite y aún así gozar de una salud envidiable.
Algunas personas parece que lo consiguen.
Durante la juventud, algunos gozan de genéticas muy fuertes y pueden durante un cierto tiempo gozar de todos los placeres hasta el hartazgo y aún así verse saludables y felices.
Y otros jóvenes menos resistentes quieren seguirlos porque los toman como líderes.
Como modelos.
Y pronto caen fuera de combate.
Las personas muy yang, muy fuertes resisten más tiempo a una vida de excesos.
Pero las personas yin, menos dotadas físicamente pronto acaban enfermas.
Cuanto mayor es la fragilidad genética, tanto más importante es la disciplina.
La disciplina es la gran aliada de las personas de salud delicada, porque las vuelve fuertes como búfalos salvajes.
Y también es la gran aliada de las personas genéticamente dotadas, porque si a su yang genético le agregan el yang de la disciplina personal se convierten en las grandes estrellas del deporte, el cine o la música.
Una persona yin sin disciplina cae muy pronto en una profunda depresión.
Una persona yang sin disciplina cae en el desenfreno y se destruye rápidamente.
La nación japonesa ha construido su grandeza como nación y como cultura en base a una casi adoración a la disciplina.
Ellos tienen un refrán, un mantra..... “tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia”.
También los alemanes y los suizos.
Y los chinos.
Las naciones más avanzadas del mundo comprenden el gran valor de la disciplina.
Pero las naciones en vías de desarrollo, la detestan.
Por eso no avanzan.
Quieren salud sin disciplina.
Prosperidad sin disciplina.
Felicidad sin disciplina.
Ganar la copa del mundo sin disciplina.
En vez de cultivar y amar la disciplina, buscan conseguir las cosas mediante la magia.
Le rezan a los santos, hacen promesas y mortificaciones.
Y cuando alguien tiene un gran éxito lo atribuyen a algún tipo de pacto con fuerzas del mal.
Ese tipo de creencia hace más soportable su impotencia, su debilidad y su falta de comprensión.
No necesitamos vivir en una nación avanzada para impregnarnos del espíritu de la nación.
Porque la grandeza está en la comprensión de que somos grandes por derecho de nacimiento.






martes, 7 de marzo de 2017

Qué son los remedios macrobióticos







Los remedios macrobióticos son elaboraciones a base de alimentos preparadas con el fin de ayudar a restaurar la salud.
Los remedios pueden presentarse en forma de:
  • Platos de comida: alubias adzuki, amasake, soja negra con castañas, ensalada escaldada, crema de arroz…
  • Bebidas: té bancha, bebida de daikon seco, zumo de col, bebida de shiitake…
  • Aplicaciones externas: compresa de té bancha, compresa de jengibre, cataplasma de trigo sarraceno…
George Ohsawa y Michio Kushi nos dejaron en sus enseñanzas numerosos remedios macrobióticos que siguen la lógica del Yin-Yang, es decir, a males yin, remedios yang, y viceversa.
Pienso que la forma que tuvieron de presentarlos fue desafortunada, pues parece que un remedio macrobiótico vaya a curar una enfermedad, y no es así; sobre todo en aquellos remedios indicados para enfermedades serias.
Pongo un ejemplo:
  • Té de daikon seco, shitake y cebolla: cáncer de ovario
  • Bebida de kombu, raíz de loto, shitake: cáncer de piel, melanoma.
  • Emplaste de kombu y col: cáncer de pecho (después de la cirugía), linfoma y cáncer de próstata.
En ningún caso un remedio macrobiótico curará una enfermedad; sí que puede aliviar un síntoma o mejorar el efecto terapéutico de una dieta bien diseñada, pero nunca va a ser tan potente como un medicamento.
El consultor macrobiótico Francisco Varatojo, escribe en su último libro Macrobiótica, la revolución sana:
Es importante recordar que estos remedios no sustituyen una consulta al médico y que serán más eficaces si su práctica alimentaria y su estillo de vida se acercan a los que se describen en este libro. Estos remedios son de fácil preparación y pertenecen a las tradiciones oriental y occidental. Son baratos, eficaces y, por encima de todo, no producen los efectos secundarios de los medicamentos.

TÉ DE DAIKON SECO

El vídeo que te presento al principio del post es el de la preparación del té de daikon seco. A muchas bebidas macrobióticas se les llama “té” cuando en realidad son decocciones de diferentes alimentos (daikon, alga kombu, seta shitake y otros), pero se les llama “té” por su traducción literal de las obras de Michio Kushi. Sólo el té bancha o kukicha viene de la planta del té, y por tanto, contiene teína.
La decocción de daikon seco está indicada para problemas de oído, fiebre, dolores de cabeza, linfomas y trastorno afectivo estacional. Se utiliza para disolver todo tipo de sustancias grasas y una taza pequeña (17o ml) puede tomarse a diario durante 2 ó 3 meses (aunque esto dependerá mucho de la condición de la persona).
Para prepararlo se hierve a fuego lento 1 parte de daikon seco en 4 partes de agua; unos 15-20 minutos. Casi al final de la cocción se añade una pizca de sal.

Archivo del blog