domingo, 19 de octubre de 2014

La Alquimia de la cocina



Como algunos y algunas sabréis, la alquimia es la arte de la transformación, tanto externa como interna. Esa transformación se da de muchas maneras, muchas veces inconscientemente y otras conscientemente. Lo mejor, claro esta, es hacerlo conscientemente, ya que así conseguimos que esta trasmutación sea mayor, vaya más lejos y la disfrutemos, pero no sólo lo que conseguimos, sino el proceso. Es como cuando llegas a la cima de una montaña, el estar arriba es bonito, las vistas, la sensación de libertad, etc... pero lo realmente gozoso muchas veces es el camino. Si nos pondrían directamente en la cima, no tendría la misma gracia. En la macrobiótica una de las vías que utilizamos para la alquimia interna es la cocina. Cocinar macrobioticamente no es cocinar más yin o más yang, es utilizar la intención en la cocina. La intención es la que va a dirigir el proceso de transformación y el alimento será el que transmita el mensaje. Cuando cocinamos macrobióticamente utilizamos la alimentación con varios propósitos, unas veces para calentarnos, otra veces para enfriarnos, otras veces para fortalecer los intestinos, otra veces para sanarnos, pero siempre utilizamos la intención y el disfrute. Cierto es que esto requiere una experiencia y un aprendizaje. Cierto es que esto nos obliga a cocinar, pero realmente lo gozoso del plato es su elaboración. Podemos optar por este camino y como todo una elección conlleva una renuncia. Y una alimentación consciente así lo pide también. Tendremos que renunciar y pasar menos tiempo viendo la tele, estar en el bar, etc... pero la recompensa será más consciencia, salud y transformación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog