jueves, 24 de diciembre de 2015

10 Consejos para una Navidad saludable (sin dejar de ser Navidad)



La Navidad es un momento complicado del año para quien quiere cuidarse y llevar una vida sana. ¿Por qué? Porque nos sentimos obligados a decidir entre lo que los expertos nos dicen sobre dieta sana y las costumbres de nuestro país y/o familias para esas fechas.
De forma tradicional se han tomado dulces como los turrones, los mazapanes, almendrados, y otros particulares de cada región. Al mismo tiempo se han celebrado grandes “comilonas” para celebrar que estamos reunidos con nuestros seres más queridos.
Quizás el problema no sea la Navidad, sino lo que hacemos el resto del año. Nuestros mayores no tomaban “comilonas” frecuentemente, ni abusaban de los dulces, ni alimentos procesados, sin embargo, en los tiempos modernos nos vemos tentados diariamente por multitud de alimentos o estilos de vida no saludables.
Como experto en macrobiótica te diría que evitases los productos refinados (pan blanco, arroz blanco, patatas), el azúcar y todos los productos cargados con aditivos. Como persona que tiene familia y amigos te diría que te olvides de la dieta sana y disfrutes del sentirte unido con los tuyos durante los días de Navidad. Pero me resisto a no poder ayudarte, y por ello he elaborado una lista de consejos para hacer de la Navidad una época saludable pero respetuosa con nuestra dimensión social.
1.-EVITA COMER UN 120%
No comas hasta hincharte. Los habitantes de la isla de Okinawa, conocidos por su longevidad, tienen el hábito de comer hasta estar un 80% llenos. En Navidad podemos hacer una excepción y comer hasta un 100% pero no sobrepasarnos. Aprende más sobre las costumbres de la gente más longeva en Longevidad, consecuencia de una vida macrobiótica.
2.-NO TE OLVIDES DEL POSTRE
Ten presente que después de la comida o cena llegará el postre. En muchas ocasiones, entretenidos por la conversación, nos olvidamos del postre y cuando ya no podemos más… ¡Tachán! Nos sorprenden con un maravilloso helado, tarta o turrón casero.
3.-DESAYUNA LIGERO
El desayuno es la comida que más libre de compromisos vamos a tener, pues en Navidad es habitual las comidas y cenas familiares o de empresa. Aprovecha el desayuno para favorecer los procesos de detox. Empieza por uno o dos vasos de agua templada y limón, te ayudará a limpiar el tracto digestivo. Tras 15 ó 20 minutos toma un té kukicha o té verde o infusión. Puedes acompañarlo de un poco de fruta, zumo de verduras o batido donde combinas ambas. Si no sientes hambre no desayunes.
4.-MASTICA BIEN
Comer poco será muy difícil, por tanto, el masticar cobrará importancia pues facilitaremos muchísimo la digestión. No es lo mismo encender un fuego con troncos grandes que con ramitas pequeñas. La digestión es nuestro fuego interno. En la macrobiótica tradicional se recomienda masticar cada bocado 50 veces. No es necesario llegar a este ese punto pero sí masticar suficientemente. En el post Masticar: una solución para el malestar emocional comento otras ventajas del masticar.
5.-COME LIGERO LOS DÍAS PREVIOS AL BANQUETE
Reduce el consumo de calorías habituales. Toma más verduras al vapor o salteadas, pescado, zumos de verduras, sopas por la noche,… De esta manera el cuerpo estará más preparado para los excesos.
6.-HAZ EJERCICIO
Busca un hueco entre las reuniones familiares y las compras: Camina, corre o dedica 30 minutos en el gimnasio a ejercicios como la bicicleta, la elíptica, la cinta o las pesas con muchas repeticiones y poco peso. Lo importante es activar la circulación y no sentirnos llenos y pesados. Elige la mañana porque sino es probable que acabes cambiando la hora de ejercicio por una cita o tarea. Nota sobre el gimnasio: Si no vives habitualmente donde vas a pasar la Navidad, y hace frío, considera la posibilidad de pagar sesiones individuales de gimnasio, con 2 a la semana será suficiente.
7.-NO PIQUES ENTRE HORAS
No piqués entre horas, mejor toma líquidos. El sistema digestivo necesita tiempo de inactividad para recuperarse, y más después de obligarlo a digerir cantidades importantes o mezclas raras. Por ello, durante la época de Navidad evita el picar entre horas y así llegar a la comida o cena con el sistema preparado. Si quedas para ponerte al día con amigos pide infusión, té o zumo; tomando líquidos permites al sistema digestivo seguir recuperando.
8.-SUPLEMENTOS ÚTILES
Suplementos útiles: (1) Enzimas digestivas. Son suplementos que encontrarás en farmacias o herboristerías y que supondrán una ayuda para digerir. Toma una cápsula antes de cada comida principal, especialmente comida y cena. Te ayudará a digerir los alimentos mejor, experimentando así menos síntomas del tipo gases, hinchazón o acidez. (2) Fibra. En forma de psyllium o semillas de lino molidas, compensará la falta de fibra en la dieta y facilitará en tránsito intestinal. (3) Probióticos. Tomados por la mañana, antes de desayunar, nos ayudarán a reparar y mejorar nuestra flora intestinal.
9.-AJUSTES EN EL MENÚ
Modificar el menú de los eventos sociales en Navidad en ocasiones puede ser complicado o imposible, pero sí que podemos tener en cuenta los siguientes puntos para hacerlo más sano:
  • Toma las ensaladas al principio de la comida y evita tomarlas por la noche, ya que en ese momento pueden producir más gases
  • Los productos lácteos dificultarán la digestión. Prefiere postres o salsas sin ellos.
  • Evita combinar grandes porciones de pescado o carne con carbohidratos (patatas, arroz, pan). Combínalos mejor con verduras.
  • Ten en cuenta que los fritos y la proteína (carne/pescado) sacia mucho y podemos equivocarnos al elegir las porciones. Mejor un plato pequeño y repetir que con un plato grande y no poder con él.
  • Toma una infusión de menta, melisa, hinojo o manzanilla al final de la comida, favorecerá la digestión. En los supermercados existen ya combinaciones de estas plantas con resultados excelentes.
  • También una pequeña cantidad de agua Vichy, tónica o sidra nos ayudará.
10.-REALIZA UN PROGRAMA DETOX
Después de la Navidad el cuerpo pedirá un período de depuración. Para ello podemos realizar un programa de detox de entre 3 y 7 días, donde combinar zumos de verduras, bebidas verdes (preparadas con espirulina o chlorella) por la mañana, ensaladas verdes al medio día y sopas por la noche. Entre horas puedes tomar infusiones o té. De esta manera el cuerpo se recuperará de los excesos y estarás al 100% para empezar el Año Nuevo. En este caso seguir las recomendaciones de la macobiótica tradicional durante una semana también tendría un efecto detox.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog